Turismo por Oviedo: El Naranco

El monte del Naranco es uno de los múltiples símbolos que tiene la ciudad. Oviedo que realmente crece a faldas del Naranco, es una ciudad en la cual se integra perfectamente el Naranco.

Ya no solo por los restos arqueológicos que se pueden encontrar en su falda y que representan una parte muy importante de la cultura del prerrománico asturiano. El Naranco también se integra de otras múltiples maneras en la ciudad de Oviedo.

Desde las muchas pruebas deportivas que se realizan con fin en el alto del Naranco. Sin ir más allá en el ámbito del ciclismo de carretera muchas veces tanto en la Vuelta a España como en la Vuelta a Asturias, la cima del Naranco ha sido un disputado final de etapa en ambas competiciones. Pero no solo en carretera, sino que además en bicicleta de montaña también se celebraron diferentes pruebas con carácter internacional.

En el Naranco también podemos disfrutar de las fiestas que se realizan a lo largo del año en Oviedo. Un ejemplo de ello puede ser el martes de campo donde muchos habitantes de Oviedo, así como de otros lugares se acercan a las praderas del Naranco para disfrutar de una comida campestre en un día de fiesta local.

Es por razones como estas por las que se puede decir que Oviedo no da las espaldas al tan presente Monte Naranco. Además de todas estas actividades que se pueden realizar en esta parte de la ciudad, también puedes realizar diferentes actividades deportivas, ya que en las propias faldas del monte Naranco se puede disfrutar de las diferentes zonas habilitadas para practicar deporte.

Así que no esperes más tanto para disfrutar del Naranco si es que ya lo conoces, como para conocerlo si aún no has tenido la oportunidad.

naranco

El reloj de Porlier